1. Yoko (junto a Pato Bullrich) es una especie de «permitido» del feminismo para el machiruleo: cualquiera la puede bardear y de la peor forma, especialmente, mujeres, y está todo bien… Es como si contribuyera a desactivar violentamente la histeria mundial colectiva. Es como necesaria para la descarga y sanidad del mundo: como lo fue Cristo en la cruz en su momento.

2. En Get Back, Yoko Ono no hace nada especialmente malo; sin embargo, incomoda (¡irrita!) al espectador beatlero a más no poder; pero, lo interesante, es que esa incomodidad se termina transformando en un problema de ese espectador y su fanatismo, no de ella y sus intenciones (¿artísticas?).

3. Lo de estar al medio del ensayo leyendo el diario es una de las performances de la centuria: «las noticias», «lo importante» -social y cotidianamente al menos- para Yoko, está en lo que lee en ese medio, no en los otros cuatro tramando «la mística» del gran evento gran que se viene con el final de su música, de su banda mítica.

4. Linda saca fotos, se acurruca, va, viene, es una duende inofensiva y predecible. Maureen es una suerte de poster sobre el decorado. Yoko, en cambio, es esfinge plena, edípica, y, claramente, los cuatro a su alrededor que se la pasan toda la sesión midiéndosela a ver quién la tiene más grande -salvo Ringo, que parece un extra o realmente la tenía más grande que el resto-, les parecen unos boludos a cuerda.

5. Nadie más empoderada y estoica que Yoko y más, sobre todo, en este documental sea lo que sea que signifique eso del empoderamiento y el estoicismo (antes y ahora) y de la calidad en sí de este documental.

6. Sin Yoko en escena -las veces que no está sentada en la silla al menos…-, parece que todo se descomprime, se libera… ¿A dónde? No se sabe porque ella siempre vuelve a sentarse donde a ella, al parecer, le corresponde sentarse.

7. Get Back es lo mismo que meterse en el vestuario de Argentina en el 86 previo a la final con Alemania: es una falta de códigos total que se vuelve un alto perno si no fuera por esa tensión que Yoko genera esperando a que «haga algo»: y no lo hace. O sí pero no nos damos cuenta. Hasta ahora.

8. Yoko choca tanto justamente por eso: NO COMPLACE A NADIE.

9. ¿Qué tanto le deben los Beatles a Yoko? Solo se admiten respuestas correctas.

10. El amor de John a Yoko es absolutamente total. Por eso no podía tocar más con los Beatles: ya no era total con ellos.

11. Yoko claramente no era ni es una “belleza hegemónica” como se le dice ahora. Eso la hace envidiosamente atemporal.

12. Yoko gritando a lo loca y los Beatles fuera de armonía, como en trance, siguiéndole el juego, liberados, infantiles, lúdicos, salvajes ante su compás desafinado, ruidoso, imbécil es lo más lindo del documental: es la anti música que reclama música de verdad: el big bang para que haya Universo en expansión (y vida en él) finalmente.

13. Yoko era un artista de mediocre a mala y sin embargo, en este documental, es lo realmente rupturista… lo demás, es la música de los Beatles, la que le gusta a todos, la incuestionable casi.

14. Yoko, secretamente, debía estar enamorada de Ringo: era el único rupturista de la banda como ella. O quizás por ello, secretamente también, lo odiaba. George, en cambio, odiaba a todos por igual. Eso, quizás, porque era el verdadero genio de la banda.

15. Las pocas sonrisas de Yoko en el documental son mínimas y dan (como) miedo.

16. George la pasaba mal durante el ensayo y se le nota fuerte… Yoko, no.

17. Sí, Yoko era la quinta Beatle, y eso les pesa a todos… menos a John.

18. No hay mitología Beatle sin Yoko. Sí hay Yoko sin mitología Beatle, por eso se la odia aún más.

19. La música es la más perfectas de las Belartes decía Macedonio Fernández. Yoko es una especie de hechicera antimacedoniana. Eso la vuelve alquímica, bruja. Lectora empedernida del diario y su cotidianidad rampante por lo menos.

20. Get Back no es mayormente un documental y Yoko siempre es Yoko. Peter Jackson lo sabe bien a eso y lo explota entre el odio y la pasión. Lo demás… es música. La música de los Beatles y lo que iba a ser su concierto (apenas) final. El definitivo.

Get Back (Reino Unido, 2021). Dirección: Peter Jackson. Música: The Beatles. Reparto: intervenciones de John Lennon, Paul McCartney, George Harrison, Ringo Starr y Yoko Ono. Duración: 157 minutos.


Si te gustó lo que acabás de leer podés ayudarnos a seguir generando material

invitándonos un cafecito cafecito-logo