1. Black Widow tiene un acierto genial en su introducción: la versión Smells Like a Teen Spirit de Nirvana versión de Malia J que es un golazo.

2. Black Widow es un cómic segunda mano de Marvel, revitalizado en el cine con la saga Avengers, que se le hizo carne a Scarlett Johanson; a tal punto que además de caracterizar al personaje principal (Natasha Romanoff), es productora del film y se cansó de decir por todos lados que estaba harta de que sexualicen al personaje, por ello le quería dar -de la mano de la directora Cate Shortland- otra visión más empoderada. Quizás por este motivo todos los hombres en la película son patéticos, brutos, ambiciosos, dubitativos, inútiles, siniestros, abandónicos, violentos y golpeadores, y las mujeres deslumbrantemente inteligentes, poderosas y divinas, desde Rachel Weisz y su personaje de Melina, pasando por Florence Pugh y su personaje de Yelena, llegando hasta la bellísima Olga Kurylenko y su extraño personaje de Taskmaster.

3. Black Widow carga el “percance histórico” del soviet para las generaciones adolescentes que van a consumir esta película en Disney Plus y no tiene tiempo de explicarlo; por ello la Guerra Fría acá se mimetiza en una actualización simplista del mundo Marvel mezclándola entre invasiones alienígenas, sociedades secretas con resaca nazi y androides furiosos que le dan un toque de humor interesante al film; uno que matiza las escenas de mega acción que deslumbran en la pantalla grande y las bajadas de línea un poco cansinas sobre la “familia” como primera institución occidental a lo Toretto, de lo que sea y para lo que sea.

4. Black Widow presenta a una red de mujeres robadas desde su niñez, entrenadas para ser asesinas/espías formidables que derrumban gobiernos o estados a voluntad, manipuladas mentalmente por un hombre megalómano (Dreycov, interpretado por Ray Winstone) escondido en una fortaleza aérea secreta (La Habitación Roja) sin que ellas tengan voluntad alguna de resistencia, salvo satisfacerlo. Hasta que una se revela. Acá  Luciano Letereau tiene para hacer dulce en alguno de sus seminarios de nuevas masculinidades.

5. Black Widow tiene una trama torpe pero encantadora. No hay paradoja en ello sino una rara conjuración que pone a la película entre las mejores del universo Marvel.

6. Black Widow no trae mayormente nostalgia sobre Avengers; por el contrario, intensifica un personaje que pide a gritos una saga a pesar de que los tiempos de la historia (con Avengers) le compliquen la autonomía.

7. Black Widow habla de soledades… sexuales, laborales, amorosas, nostálgicas, familiares, existenciales, todo en clave de tensión, de pulsión: eso vuelve intrigante al personaje de Natasha, humanizándola lejos de cualquier super poder; no obstante, ese romance raro que tendrá con Hulk (Mark Ruffalo) en la saga Avengers le juega en contra; quizás por ello Black Widow tendría que haber salido mucho antes que Infinity War (2018) y Endgame (2019). Acá también va a tener material Letereau para analizar por qué no salió.

8. Black Widow se cuida (y mucho) de sembrar cualquier indicio para el cancel anti J K Rowling o a lo Cerruti contra Rial: por ello la película se encarga de mostrar sin sutilezas, desde la ridiculización de las “poses” de Natasha y los chalecos de Yelena, hasta caracterizar a la red de asesinas entrenadas en Rusia como un catálogo multirracial de chicas de todas partes del mundo que, espero, llenen de felicidad a aquella twitera Karla Marie Sweet que había criticado en el 2019 a la serie Chernobyl (2019) de HBO por no poner en escena personajes negros en aquella Ucrania de los años 80.

9. Black Widow comienza su introducción con Smells Like Teen Spirits y en una de las estrofas de ese himno de Nirvana de los 90 (donde el Muro había caído y el capitalismo se bifurcaba en una la globalización indetenible que terminaría condensándose en internet y esta generación 2.0 del algoritmo) decía: “I’m worse at what I do best / And for this gift I feel blessed / Our little group has always been / And always will until the end”: pues he aquí un resumen hermoso de la película y sus (dis)funcionalidades.10.Black Widow tiene una parte absolutamente memorable que es cuando Guardián Rojo (gran David Harbour en su labor de héroe mal añejado del stalinismo tardío), con un sentido paternalista simiesco, intenta darle una suerte de lección/moraleja forzada a su no-hija Yelena contándole qué hizo su padre cuando él era un niño y tenía congeladas las manos en una cabaña de pesca en medio de un lago congelado ruso. En esa anécdota grotesca y torpe, hay, metido, un goce de nobleza inmenso a pesar de colapsar con cualquier poética aforística que Disney sabe inocular -y muy bien- y allí brota un gesto más que válido en la película: sanidad en la inoculación Disney; veneno y antídoto al mismo tiempo; como esta Black Widow a la que le queda mucho más cómodo el traje -de combate, de heroína- absolutamente blanco, que, esperemos, se vuelva a repetir con cierta frecuencia.

Calificación: 8/10

Black Widow (Estados Unidos, 2021). Dirección: Cate Shortland. Guion: Ned Benson, Jack Schaeffer, Eric Pearson. Fotografía: Gabriel Beristain. Montaje: Leigh Folsom Boyd, Matthew Schmidt. Elenco: Scarlett Johansson, Florence Pugh, Rachel Weiz, David Harbour, Ray Winstone, Ever Anderson, Violet McGraw, Olga Kurylenko, William Hurt. Duración: 133 minutos. Disponible en Disney Plus.


Si te gustó lo que acabás de leer podés ayudarnos a seguir generando material

invitándonos un cafecito cafecito-logo