1582730Culminados los años 60 cambia la forma de mirar el cine. Es el momento en que se cierra definitivamente el período clásico, cuando los viejos maestros acuñan sus últimas obras y el cine de géneros entra en una nueva fase. Los directores surgidos en esta época poseen un perfil cinéfilo, un bagaje teórico del que carecían sus predecesores (que eran ante todo intuitivos y hombres de praxis) y una visión reflexiva sobre el medio. Los géneros son abordados desde otra óptica, que incluye una mirada meditativa, la ironía y la cita.

Francis Coppola hace una relectura del cine de gángsters con El padrino, Brian de Palma hace lo propio con el suspense hitchcockiano en Hermanas diabólicaso Magnífica obsesión y Clint Eastwood realiza sus primeros western, La venganza del muerto y El fugitivo Josey Wales, influido principalmente por su maestro Don Siegel. Tres ejemplos mayores de una larga lista de autores post-clásicos que releen los géneros sin sentimentalismos pero sí con una impronta manierista y de exacerbada violencia.

A este grupo de revitalizadores de los géneros clásicos se suma Walter Hill. Sin ánimo de caer en reduccionismos podemos decir que, ante todo, es (como se hubiera definido John Ford) un realizador de western. Toda su obra está atravesada por el cine del género cinematográfico por excelencia. Cuando se aboca a otros tópicos siempre termina, de alguna manera, pegando el volantazo hacia el oeste.

En Calles de fuego cuenta una fábula en clave de rock protagonizada por un héroe solitario que aparece en el momento que debe hacerlo y que, concluida la acción, desaparece como vino. Se llama Cody (como Buffalo Bill), secundado por un “ayudante” llamado McCoy y montan motos en lugar de caballos.

Traición sin límite es un oeste en clave contemporánea que incluye duelos clásicos y una balacera final que es una variación sincopada del final de La pandilla salvaje de Sam Peckinpah. No olvidemos que Walter Hill se inició en el cine como guionista de Peckinpah en La fuga, y es innegable la influencia que significó y cuya impronta de violencia ralentada atraviesa toda la obra de Hill.

Entre dos fuegos es una remake de Yojimbo de Kurosawa (que ya había mutado a spaghetti por obra de Sergio Leone en Por un puñado de dólares) con pátina de cine negro, pero no oculta su impronta de western, partiendo de la estética polvorienta y terminal de Jericho, el pueblo donde se desarrolla la acción, el porte de los antagonistas y la descripción de un héroe solitario de pocas palabras.

Más allá de los múltiples ítems pertenecientes al oeste que atraviesan toda la obra de Hill, y que demandarían un estudio detallado de cada film, ha dirigido varios western propiamente dichos, ubicados en las exactas coordenadas espaciotemporales (oeste norte-americano y siglo XIX) que son los que trataremos a continuación.

Forajidos+de+leyenda+-+The+Long+RidersCabalgata infernal (The Long Riders, 1980)

Cuenta las aventuras de la pandilla de Jesse James conformada por tres grupos de hermanos: los James, los Younger y los Miller que, a su vez, también son hermanos en la realidad: los Keach, los Carradine y los Quaid respectivamente. Hay otros hermanos que quieren pertenecer a la banda y no son aceptados: los Ford (Christopher y Nicholas Guest).

Este film pertenece a la primera etapa del cine de Walter Hill, en la que visita y relee los géneros clásicos (film noir, de pandillas, de guerra y, por supuesto, el western). Utiliza en las películas de este período elementos demodé como las cortinillas para pasar de una escena a la siguiente, que se resignifican y funcionan como ingredientes de adscripción a cierto tipo de cine de antaño. Hay numerosas citas a viejos y admirados autores, comenzando por Sam Peckinpah en el ralentado de las balaceras, como las que aparecían en la ya citada La pandilla salvaje o en Traigan la cabeza de Alfredo García.

Encontramos la presencia de Nicholas Ray en la cita de La verdadera historia de Jesse James (1957) cuando la pandilla, tratando de huir de una emboscada, atraviesa con sus caballos los vidrios de unos grandes ventanales. La prostituta pasional recuerda la Vienna de Johnny Guitar (1954).  

Se percibe a Sam Fuller al inicio, con ese comienzo cinemático que es todo un clímax, sin ningún tipo de preámbulos (como los que realiza el maestro en El beso amargoThe naked kiss, 1964- o en Calle sin retornoStreet of no return, 1989-). Y lo trae explícitamente en el momento en que Robert Ford asesina a Jesse James y sentencia: “Yo maté a Jesse James”, que es el primer film de Fuller (I shoot Jesse James, 1949).

Es claro el punto de vista que elige Walter Hill: adhiere a los pandilleros y aborrece el pragmático e impiadoso proceder de los agentes de Pinkerton. Las mujeres son fuertes y recias, aceptan a sus hombres tal cual son y esperan pacientes el regreso; son la contención y el reposo del guerrero.

Todo el film rebosa fisicidad. Pueden sentirse los balazos que estallan en los cuerpos, acompañados por el sonido zumbante y estilizado de los proyectiles. Y es un momento privilegiado la pelea de Cole Younger en la taberna, “hombre a hombre y mano a mano”, que termina con el indio con la pierna apuñalada y un silencio tajante.

Después de la presentación de la fachada del “Banco Northfield”, donde se está esperando a la banda para una celada, se muestra el “Depósito de cadáveres John Welsh”, toda una premonición de la suerte de la pandilla. Una nimiedad, pero que expone la meticulosa rigurosidad en la construcción del relato por parte de su autor.

En la última imagen un hombre cualquiera se descubre ante el paso del tren que lleva el cadáver de Jesse James y la imagen vira al blanco y negro: es el momento en el que se imprime la leyenda, la historia se convierte en mito.

dzheronimo_amerikanskaya_legendaGerónimo (Geronimo, An American Legend, 1993)

La narración retrospectiva es contada por un personaje secundario (el Tte. Britton Davis) que participa subsidiariamente, observa y opina de forma constante. Primer error de este film: la voz en off no guía la historia, es redundante, el procedimiento se vuelve machacón y vicioso y es una coartada poco imaginativa para hacer avanzar la acción.

Se intuye que Walter Hill no ha tenido una empatía demasiado profunda con la fábula. El film no pretende la épica, al elegir el punto de vista de un militar. El accionar de Gerónimo se nos escamotea bastante, y si bien su resistencia es heroica y no exenta de bravía, la percibimos en la lejanía. Otro punto en contra es la elección de Jason Patric para protagonizar al Tte. Gatewood, con rudeza tan escasa y una voz que es un susurro.

Hay muchos primeros planos que escrutan los expresivos rostros de los indios e indagan en sus reflexiones y elevados pensamientos, lo que denota muy buenas intenciones. Se exalta lo políticamente correcto, lo que provoca un poco de tedio. Walter Hill, se corrobora, no es un humanista, es un hombre de acción.

El relato gana cuando se pone en movimiento la pericia del autor: los enfrentamientos, la pelea del saloon, la balacera donde Gerónimo deja sobrevivir al enemigo valiente. Por el contrario, la rendición definitiva del cacique deja sensación de poco y gusto a miseria. Aporta brío el estupendo personaje de Robert Duvall, el rastreador Al Sieber, un personaje complejo: racista, rústico, valiente, fiel al ejército, empecinado en cazar a Gerónimo a costa de lo que fuera.

Un bello recurso es la simetría que se plantea entre la visión de Gerónimo de un “caballo de hierro” a velocidad, que él decodifica como un futuro venturoso, y el tren que lleva, tristemente, a los apaches sobrevivientes a la reserva terminal de Florida. Nunca se debe confiar demasiado en los oráculos, son poéticos pero muy poco claros.

wild_bill_1995Salvaje Bill (Wild Bill, 1995)

Con un reparto de primera, que incluye viejas glorias como John Hurt y Bruce Dern, Walter Hill relata momentos del apogeo y la decadencia del legendario Wild Bill Hickok, sus aventuras en el pueblo de Deadwood, y la presencia de los no menos renombrados Calamity Jane (Ellen Barkin) y Buffalo Bill Cody (Keith Carradine). Impecable Jeff Bridges como Wild Bill, personaje enriquecido con debilidades (el opio), errores (el asesinato de su ayudante), decrepitud física (un glaucoma que avanza) y cierto pavor por su pasado, que se impone como leyenda. Es un mito a pesar suyo. Descree de sus hazañas convertidas en narración oral de la comunidad (“No eran siete, creo que eran sólo cinco”) y llega a dictaminar: “Los recuerdos vuelven para asustarme”.

Deadwood es un lugar de profecías y visiones. El pasado convertido en leyenda es la pesadilla y el pesar con que debe cargar Hickok, y el que lo lleva una y otra vez a batirse a duelo, y ganar otra vez y acrecentar sus hazañas y aumentar sus fantasmas. 

Hill juega una interesante oposición dialéctica entre el blanco y negro y el color. El presente descolorido desde el que se evoca la historia encuentra su correlato en los recuerdos de Wild Bill, cargados de pesadumbre. El color está reservado para el presente de la narración, para el accionar del héroe, la épica. El blanco y negro se reserva para cuando el protagonista ya ha desaparecido y para representar los recuerdos que lo asaltan, la evocación de un amor perdido, los muertos que carga sobre la conciencia.   

deadwoodDeadwood (2004)

Deadwood es una serie de TV que consta de tres temporadas de 12 capítulos cada una, que se emitió en HBO entre 2004 y 2006. El primer capítulo fue dirigido por Walter Hill que fue, a su vez “Consultor de producción” de la serie.

Es impertinente, en esta época de HD y proyectores hogareños, la diferenciación entre cine y TV. Hay más cine en Deadwoodque en la mayoría de los esperpentos que se estrenan semana tras semana en las carteleras de todo el mundo. Y los conceptos vertidos por estudiosos como Edgar Morin (en “El cine o el hombre imaginario” postulaba al cine como un acto colectivo ritual, de sobrecogimiento y silencio) ha sido abolido por energúmenos con celulares, pizzas, pochochos, butacas con apoyavasos y minipantallas de multicines, entre otras lindezas. 

Walter Hill debe, en el primer capítulo, delinear los personajes que han de protagonizar la serie, y lo hace con trazo fino. Abre el capítulo el sheriff Seth Bullock que, simultáneamente, comete una ejecución a costa de su propia vida y renuncia a su cargo de alguacil. Esta acción inicial lo muestra como un hombre sustancialmente comprometido con la ley, más allá de las insignias. Junto a su fiel amigo judío Sol Star se dirigen al pueblo sin ley Deadwood a fundar un almacén y trabajar de comerciantes. Aparecen dos personajes conocidos por Hill: Wild Bill Hickok y Calamity Jane. Hay otras nuevas figuras que producen interés: el “Doc” que se asombra científicamente ante un hecho médico que no comprende, el inglés dueño del saloon inescrupuloso y codicioso, la puta de buen corazón con raptos de dignidad, el chino que por un dólar permite que sus chanchos hagan desaparecer un cadáver.

El Deadwood que pinta Walter Hill es aún más sucio y barroso y atiborrado que el de su western precedente yla Calamity Janeque describe es fea, tosca y ha perdido cualquier vestigio de femineidad. Todo lo malo se ha exacerbado en este Deadwood, pero sospechamos por algunas acciones nobles de Hickok y Bullock (como el ajusticiamiento del bandido asesino de toda una familia) que la ley se irá imponiendo en el pueblo corrupto. Las escenas de acción son precisas, como es habitual en Hill.

Un excelente capítulo presentación de una de las mejores series televisivas de la última década.

dLCGT2Flxy9hQvBBjqqIosmKNQB

Sendero de libertad (Broken trail, 2006)

El tío Ritter va en busca de su sobrino Tom para avisarle que su madre ha muerto y para proponerle un negocio, el traslado de una cuantiosa manada de caballos a través de más de1200 km. Por diversos avatares de la travesía deberán hacerse cargo de un mendigo bien predispuesto a cualquier tarea, cinco niñas chinas, un chino viejo y una prostituta. Robert Duvall y Thomas Haden Church conforman una eficaz dupla protagonista.

La descripción de los personajes por sus acciones es uno de los aciertos y virtudes del director. Tom entabla pelea para salvar de un acto injusto a un hombre que no conoce, una de las niñas cose un remiendo (con un parche hecho de un trozo de su vestido) en la camisa de Tom, el viejo vaquero entabla un puente de comunicación más allá del lenguaje oral con las niñas. Son hombres buenos que realizan buenas acciones.

El tío Ritter habla con mesura y derrocha sabiduría: “No utilices el dinero para medir la riqueza”; un ladrón había sentenciado:”Lo que uno hace ebrio lo paga estando sobrio”, y una vez que Tom lo hubo ajusticiado, su tío le pregunta: “¿Estaba sobrio cuando lo mataste?”.

Los actos cotidianos están descriptos con detalle y aportan un sustancial realismo. Las chinas limpiando los platos con hierba, los baños en el río con agua helada (“Se les van a congelar las bolas, muchachos”), la descripción de la rugosidad del papel higiénico.

A este realismo se contrapone la fotografía excedida en anaranjados y dorados (de sospechosa factura digital), los planos generales de las praderas y los caballos guiados por los jinetes, que por momentos se acercan peligrosamente a la anti-estética de un comercial de Marlboro.

La duración es excesiva (es un telefilm de tres horas, dividido en dos partes), la historia es anecdótica y adolece de falta de vigor. Son escasas y algo desvaídas las escenas de acción, cuando no ocurren fuera de campo. Sobra lirismo, faltan balaceras.

Podemos decir a modo de cierre y sin dejar de lado la ironía: “Un western sin tiros es como un cielo sin estrellas”.

Aquí pueden leer un texto de Pablo Ventura sobre Walter Hill.


Si te gustó lo que acabás de leer podés ayudarnos a seguir generando material

invitándonos un cafecito cafecito-logo