O trio em Mi bemol (2022), el último largometraje de la realizadora portuguesa Rita Azevedo Gomes, juega –como ya lo plantea desde el título- con el número tres en diferentes instancias.

La historia en cuestión es la de Adélia (Rita Durão) y Paul (Pierre Léon), una ex-pareja que se reencuentra tras un tiempo de su separación. En los diversos encuentros que ocurren un la cabaña de Paul en medio de un bosque en la zona de la costa, Adélia irá contándole, en calidad de amiga, sus experiencias amorosas: separada recientemente de Rogelio, ha comenzado un romance con Tito. Para Adélia, Paul es el confidente que la escucha y la contiene en el devenir de sus relaciones amorosas. Y poco a poco, ella encuentra en él un soporte de ternura, del cual carece Tito, ligado a la vertiente del amor. Para Paul, en cambio, existen profundas diferencias en gustos musicales que los separan definitivamente. Paul es un melómano que disfruta de la música clásica, mientras que a Rita le gusta el rock. Con el correr de los encuentros, ambos descubrirán, a través del modo en que la singular pieza de Mozart afecta a sus cuerpos (y a la que refiere el titulo), que es mucho más lo que los une que aquello que los separa.

El film está filmado principalmente en planos fijos que evocan la teatralidad de la pieza homónima de Éric Rohmer (de la cual es su adaptación), y hace un uso interesante del color rojo sobre Rita y en parte de la escenografía (dando cuenta de ella como objeto de amor de Paul y de la pasión musical que los une) y consigue un efecto memorable al emplear una panorámica que se mueve danzante al compás de El trío en mi bemol que suena desde el equipo de música. Además logra utilizar muy bien el malentendido entorno al CD de Mozart, al servicio de captar el punto de la disparidad (él razonante y expectante, ella distraída y espontánea) y de la unión entre ambos personajes.

El número tres se referencia entonces en el trío de melodrama romántico: en la música resulta una terceridad mediadora y resonante que oficia de puente en el imposible de complementariedad entre los goces masculino y femenino, y en la puesta en abismo de la escena dentro de la escena dentro de la escena, que hace evidente el artificio cinematográfico al hacer de la historia romántica entre Adélia y Paul una película que filma Jorge (Ado Arrieta), un director español.

En O trio em Mi bemol, Rita Azevedo Gomes logra una bella y sensible adaptación cinematográfica de la pieza teatral de Rohmer que captura el espíritu del realizador francés (no sólo desde el texto sino también desde la puesta de cámara: plano fijo, paneos suaves, abruptos primeros planos), y que al mismo tiempo consigue mantener la personalidad de sus propias marcas como autora: los romances que comienzan como amistad ruborizante, el placer compartido por lo estético, su gusto por las adaptaciones de textos escritos y el estilo pictórico y coreográfico de sus planos.

O trio em Mi bemol (Portugal, 2022). Dirección: Rita Azevedo Gomes. Duración: 127 minutos. Competencia Internacional.


Si te gustó lo que acabás de leer podés ayudarnos a seguir generando material

invitándonos un cafecito cafecito-logo