En el principio hay un gato que mira a la cámara con curiosidad felina. El gato es parte de una serie de planos fijos dentro de una casa reciclada, en donde un grupo de actores preparan la puesta en escena de Abandonemos toda esperanza, una reescritura teatral del codirector Alfredo Martín a partir de En familia de Florencio Sánchez. Las primeras lecturas del texto, los ensayos, las escenas de la obra estrenada, se van alternando en una ida y vuelta sin orden cronológico; la puesta en escena cinematográfica abraza y desborda a la teatral. El espectador de la película pasa a formar parte del proceso de creación en el teatro. Sin embargo no hay didactismo alguno en Lo que escriben los espejos; muy por el contrario, al montar una puesta de una puesta, involucra a quien mira, comprende y le permite comprender ¿Qué otra cosa es el trabajo de un artista?

Verguilla, responsable de la puesta en cámara, la fotografía y el montaje (en este caso junto con Alfredo Martín), elige una planificación fragmentaria que evita el recurso burocrático del plano general sobre el escenario, con los actores desplazándose sobre él. Su búsqueda, la de ambos directores, va más lejos, pone su atención en el proceso creativo; por ello alterna planos en los que una mano escribe frases como: “Existe alguna verdad en la imagen filmada?”. “Las palabras solo actúan cuando se las dice… ¿después las devora el silencio?”. “La cámara afirma al teatro o lo niega?”. “¿Dónde van las imágenes que escriben los espejos?”. Estas frases –y las imágenes de Pickpocket (1959) de Robert Bresson que utiliza uno de los actores para preparar su papel- son citas y reescrituras de Stanislavsky y del propio Bresson entre otros, que los directores hacen propias. Con esa suma, sin necesidad de exhibir la totalidad de la obra teatral, desarrollan una progresión dramática con el clímax paralelo al de la obra, estrenada en la emblemática sala de Andamio 90, que creara y dejara en herencia Alejandra Boero.

Cortas, intensas, esenciales, las imágenes destacan el trabajo del muy buen elenco. La sala de Andamio 90 aparece y reaparece; vacía al principio, transitada por el elenco durante los ensayos, colmada en el estreno. Su modesta estructura termina elevándose como una catedral, sólida, invencible e imaginaria, la del teatro, la de las artes escénicas, madres y aquí hermanas del cine, que las espeja y las trasciende; tanto como –otra vez- el gato del final, con su mirada implacable, inocente y misteriosa de espectador.

Calificación: 8/10

Lo que escriben los espejos (Argentina, 2020). Guion y dirección: Ignacio Verguilla y Alfredo Martín. Fotografía: Ignacio Verguilla. Música: Gustavo Twardy. Elenco: Nicolás Barsoff, Julián Belleggia, Ángel Blanco, Marcelo Bucossi, Laura Calderón, Héctor Calmet, Laura Canteros y otros. Duración: 95 minutos. Disponible: Sábados 7, 21 y 28 de Mayo en Sala Ana Frank, Superí 2639, entradas en Alternativa Teatral.


Si te gustó lo que acabás de leer podés ayudarnos a seguir generando material

invitándonos un cafecito cafecito-logo