la crisis causó dos nuevas muertes